Sígueme por mail

4 de mayo de 2011

El Chambelán

2A PARTE

EL CHAMBELÁN

Esta es la segunda parte de la historia del Gallo del Gallinero.

Luego de encontrar a Eric, desmayado y con el pantalón mojado de orina, a las afueras de la casa embrujada, los otros 19, decidimos ir al quinceañero y cuando Eric regresara hariamos que la quinceañera le autorice el ingreso. Al llegar al quinceañero, no nos hicieron mayor problema al llegar a la puerta, total todo mundo ingresaba al quinceañero, hasta los chiquillos del barrio que aparecieron vestidos con polos y shorts  futboleros. Era un quinceañero no muy ostentoso como quinceañeros a los que posteriormente fui, en verdad era el primer quinceañero al que yo asistía, no tenía idea de lo que en un quinceañero se hacía, pero bueno ya estaba ahí; a esto hay que agregarle que jamás había tomado bebidas alcohólicas, dígase cerveza, vino, ron o alguna mezcla. En la puerta del quinceañero se encontraba el tío de la quinceañera que era un tipo gordo y muy alto (bueno en esa fecha, me lo parecía) que paraba agarrando a los demás chicos de sus ropas por algunas cosas que para el eran consideradas faltosas como el tener una botella con pisco, la verdad el tipo era intimidante y uno no quería ni mirarlo a la cara por el miedo a que en cualquier momento te golpeé. Eran las 12 AM o creo que las 11 PM, no recuerdo en verdad, pero en ese momento la quinceañera hace su ingreso al recinto, baila con su papá, hermanos, primos y algunos tíos; luego del respectivo baile, se procede al brindis de honor, recuerdo que era con cocktail (coctel) de Fresa muy agradable, brindamos y el anunciador dijo que se iba a proceder a escoger al Chambelán, yo había oido que el chambelán era el "cojudo" que tenía que bailar con la quinceañera y acompañarla casí toda la fiesta, en este caso la quinceañera no empilaba como cualquier otra quinceañera bonita, por lo contrario, muchas ganas de ser chambelán no tenía y mis amigos tampoco. El anunciador nos insito a todos a acercarnos, pero nadie lo hacía, por lo tanto de una manera coercitiva el tío de la quinceañera se acercó y nos empujo a todos diciendo que nos acercáramos. Yo creí que la quinceañera tiraria una flor para que en la muchedumbre alguién la coja, pero no fue así, nos mandaron a hacer un círculo alrededor de la quinceañera y sobre ella un globo colgaba, dentro del Globo había una flor. La quinceañera reventó el globo y la flor cayó, uno de mis amigos la cogió y la tiró, para que yo por reflejo la cogiese. Era un hecho, yo era el chambelán de la quinceañera, era mi primera vez haciendo un ridículo tan grande, era mi primera vez como chambelán. El roche era enorme, me observaban mis amigos del barrio, mis amigas presentes y desconocidos; pero en serio no sabía lo que un chambelán hace, y al ver la cara de la quinceañera, como que ella tampoco estaba a gusto con que un desconocido que ella no había invitado este bailando con ella en uno de los momentos de su vida que va a recordar para siempre (espero me haya olvidado), el anunciador pregunto mi nombre, pidió un aplauso y luego la quinceañera dió unas palbaras y, el muy imbécil del anunciador me pidió hablar, yo no estaba acostumbrado a esas cosas, así que hice mi papelón al balbucear cualquier cosas que se me viniera a la mente, además de hacer, también, un papelon bailando el tiempo de Vals de Chayanne; luego me pidierón que baile la primera canción de la noche, que era salsa; la verdad luego de casi pisar a la quinceañera en innumerables ocasiones y de balbucear en el momento que me pidieron hablar, ¿bailar salsa?, era lo último que esperaba, nunca había bailado salsa, es más, yo detestaba bailar en las veladas que mi colegio organizaba, bailar de esta manera me puso nervioso. No recuerdo que canción me hicieron bailar, pero lo único que recuerdo es que a mitad de canción dejé sola a la quinceañera y desaparecí por un momento, pero de entre la muchedumbre una sombra apareció y estaba bailando al lado de la quinceañera, era Eric, que llevaba la salsa en la sangre, hizo bailar a la quinceañera, hizo un gran espectáculo. Cuando terminó la pieza se acercó a mi grupo y dijo: "Regresó el gallo". Luego me miró y me dijo: "Ahora, ¿quién es la gallina?, el único gallo del gallinero, soy yo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada